Celebrities

Kim Cattrall desata la guerra en Sexo en Nueva York


Se ha desatado la guerra en Sexo en Nueva York. Kim Cattrall (Samantha), ha hecho unas duras declaraciones contra sus ex compañeras. Y la esperanza de los fans de ver una tercera película de la serie ha saltado por los aires.






Sexo en Nueva York es una de las series más queridas por el público. Y desde que se estrenó en 1998 la audiencia se mantuvo fiel a las aventuras y desventuras de sus cuatro protagonistas.

Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda simbolizaban la liberación sexual de la mujer. Pero también la amistad verdadera. Aunque ahora parece que esto último no era así fuera de la pantalla.

La actriz que dio vida a Samantha, Kim Cattrall, apareció en un programa de televisión y criticó muy duramente a sus ex compañeras. Parece que las amigas íntimas en la serie son enemigas acérrimas en la vida real.

El origen del conflicto parece haber sido la negativa de Samantha de participar en una tercera película de la serie. Algo que sus compañeras no se tomaron demasiado bien. También la prensa la culpó de torpedear la tercera película con sus “exigencias de diva”, algo que enfureció a la actriz.

“No soy una diva. No he hecho ninguna exigencia aparte de no hacer una tercera película. Nunca he pedido más dinero ni otros proyectos. Que me juzguen como una diva es absolutamente ridículo”, ha dicho Cattrall.

Los rumores comenzaron cuando Sarah Jessica Parker dijo que no había esperanza para rodar la tercera película. “Se acabó. No lo vamos a hacer. Estoy decepcionada porque teníamos un guion estupendo”. Y desde el principio su dedo acusador apuntó a Cattrall.

Samantha llama “tóxicas” a sus ex compañeras y desata la guerra en Sexo en Nueva York

La relación entre Cattrall y las otras actrices en la vida real nunca ha sido de amistad. Cattrall dice que tienen un orden de prioridades y un estilo de vida diferentes. “Las tres tienen hijos y yo soy 10 años mayor que ellas. Desde que terminó la serie he pasado casi todo el tiempo fuera de Nueva York, así que no las veo”.

Ahora, la actriz de 61 años ha dicho que está en una nueva fase de tomar decisiones pensando en ella misma. Y Sexo en Nueva York es ya cosa del pasado. “Lo único que teníamos en común era la serie. Y la serie se acabó”.

La actriz no ha entendido que se tomaran tan a mal su negativa y ha llegado a calificarlas de “tóxicas”. Su enfado se centra especialmente en Sarah Jessica Parker, de la que ha dicho que debería haber sido más gentil. “No sé cuál es su problema. Nunca lo he sabido”, ha declarado.

A la espera de que sus ex compañeras reaccionen, la noticia ya es oficial: ha llegado la guerra a Sexo en Nueva York.

¿TE HA GUSTADO?

A continuación, también puedes leer un artículo sobre el vientre de alquiler: 10 famosos que han sido padres a través de la maternidad subrogada. Solo en DonConsejo.com