Salud

La chía no es tan buena como parece


2. Cuidado con consumirla cruda

La chía se vuelve un gel al entrar en contacto con el agua, esto podría ser un problema si sucede antes de llegar a tu estómago. Según el Colegio Americano de Gastroentereología se han detectado casos en los cuales la chía se expande mucho antes de lo debido, específicamente en el esófago.

Un hombre tuvo que ser tratado medicamente después de que sufriera disfagia (dificultad para tragar) y de que el esófago se le bloqueara tras comer semillas de chía secas y tomarse un vaso de agua.

Si tienes problemas con esta zona de tu aparato digestivo, para prevenir, no comas chía seca en cantidades o remójala siempre antes de consumirla.