Belleza

Quemó hojas de laurel… El resultado te va a sorprender


El laurel es una planta que se utiliza como especia en la cocina para dar sabor a los platos, pero también se utiliza como remedio natural para el tratamiento de distintas dolencias debido a sus propiedades medicinales que se conocen desde la antigüedad.

El laurel, una especie muy valorada en la cocina
laurel-768x402

El laurel posee propiedades desintoxicantes, expectorantes, antivirales, ayuda en los procesos digestivos, posee acción antioxidante, propiedades astringentes y puede ayudar en el tratamiento de distintas afecciones como la gripe, resfriados, problemas de estómago, de la piel así como otras utilizándose en la medicina alternativa para la elaboración de distintos remedios naturales para tratar muchas dolencias.

Otros usos del laurel

A parte de sus usos culinario y como remedio herbal, el laurel estaba considerado en la antigüedad por las civilizaciones griegas y romanas, como una planta sagrada y símbolo de gloria y poder, utilizada para la elaboración de coronas con las que se coronaban a los vencedores en la Antigua Roma, así como era utilizado para profecías por el poder místico y mágico que le atribuían a esta planta.

El laurel se puede utilizar para aprovechar sus propiedades tanto como condimento, en infusión o para la preparación de cremas y geles para su uso tópico.

Otro de los modos en los que se puede utilizar las hojas de esta planta es mediante su quema, ya que contiene aceites esenciales que poseen un efecto calmante en el cuerpo y la mente.

Se puede utilizar la quema de unas hojas de laurel para reducir la ansiedad y el estrés, la falta de sueño, la fatiga y en general promover la relajación.

Las hojas de laurel ayudan a reducir la ansiedad y el estrés de manera totalmente natural debido a la sensación de calma que produce el aroma que desprenden.

Receta de hojas de laurel contra el estrés

Para utilizar las hojas de laurel como remedio natural anti-estrés tan solo necesitará:

-Unas cuantas hojas de laurel secas.

-Un recipiente de barro u otro material profundo donde puedan quemarse las hojas con seguridad.

El procedimiento es sencillo, tan solo tiene que poner las hojas de laurel en el recipiente y prenderlas para que quemen durante 10 minutos.

La estancia donde esté colocado el recipiente se llenará de fragancias que actuaran como un calmante y relajante a modo de incienso.

Nota: Es importante quemar las hojas de laurel en un recipiente adecuado para ello, no colocar el recipiente en un lugar al alcance de los niños, así como se debe tener la máxima precaución. Utilice el sentido común para evitar cualquier incidente.

AQUÍ EL VÍDEO

Fuente.ignis natura